martes, 23 de agosto de 2016

En dos pasos y una ventana, de Marta Antonia Sampedro


Nunca sabes qué es la soledad
quizá debí explicártela en su tiempo
en dos pasos y una ventana
estar solo es arrepentirse de todo
incluido cuanto de bien hiciste
es una carga extralimitada
los pasos borrados en el desierto
deshidratado en emociones
es el grito de un niño que olvidó
quién le sanó de las fiebres
y lo mata a despedidas
nunca lo deja ser cadáver
sustituir el amor por el odio
que engorda y te da lustre
según otros modelos
estar solo es un horizonte burbuja
que no tiene punto de unión
y te abruma en ti mismo
aunque bien es cierto que contento
ahogado en tus espumas de viento
abrir una ventana y ver el infierno
con sus árboles y sus jardines
con tu auto nuevo
y tus chalecos salvavidas
que te atropellan a ti mismo
amortajando a los muertos
que te superan en oxígeno
querer nadar en la bañera
viendo palmeras de adhesivos
pensar que el presente es futuro
mintiéndote a ti mismo
estar solo es no saciar las escapatorias
de las trampas que te hicieron otros
cómodamente les diste tu voz
y ellos tomaron tus entrañas
olvidar el dolor con agonía
recuperar la risa con amnesia
que te sorprenda la ley de vida
y tú te ríes de su presencia
pensando que estás vivo
ignorar que los presentes
nada pesarán en tu isla
eso es estar solo
aunque no lo creas
existe la soledad
y la llevas contigo.



 (C) Marta Antonia Sampedro Frutos (2016)

domingo, 14 de agosto de 2016

Mujer republicana que mira las estrellas, de Marta Antonia Sampedro


Esta figura es blanca
igual de blanco que no haber vivido
incluso los papeles blancos no dicen nada
pero yo te pregunto qué te sugiere esta mujer
porque si la paraliza un cuerpo blanco
es que jamás se atrevió
para mí que está en coma
las comas de los lenguajes blancos
si mira las estrellas es que sueña
o duerme entre ellas
yo la supongo nada temorosa
tiene los brazos hacia su vientre
le daremos sus deseos secretos
a esta mujer que nada expresa
o tiene cadenas blancas
debe ser noche ya entrada
son más de las cinco y cuarto
porque tiene sobre los hombros un chal
qué prenda blanca entrañable
blanco no es el frío tampoco destemplanza
digamos que blanco no es nada
metafóricamente soñando
pongamos entonces colores
a una mujer ausente por nada
rojo de latir de sangre
y los pulsos de percibirla
amarillo flor de los hinojos
que calman los pasados malos
morado cielo de primeras estrellas
los viandantes en las certezas
quién dijo que no se puede pintar
en las mentes blancas los colores
ves su rostro perfilado ojos de noche
y sus brillantes cejas
ahí va su cabello castaño
echado hacia atrás porque es gozosa
también cultivada
y sus labios carne de besar labios
libremente besados
la toquilla morada de madres
que nunca fueron blancas de nada
el vestido rojo hasta los pies que andan
caminos liberados
y el aire de agosto quiere los flecos amarillos
para sí todos los años
y date cuenta cómo proyecta la vida
una mujer republicana
que mira las estrellas.


(C) Marta Antonia Sampedro Frutos (2016)